Por Daniel Di Paolo

En la ciudad de La Plata circula un panfleto con enunciados fascistas que intentan imponer la dictadura de género en las escuelas, aunque eso signifique avasallar contra todo derecho de quienes no comulgan con esta creencia. No obstante, esta corriente ideológica intenta rotular de “antiderechos” precisamente a aquél sector de la población que no está alineado con sus ideas.
El abogado platense Daniel Di Paolo desglosó el panfleto y dejó su punto de vista en este escrito que vale la pena leer.

En este panfleto está planteado gran parte de los problemas que tenemos como sociedad respecto de la Educación Sexual en las escuelas y las IDEAS ERRONEAS Y ANTIDEMOCRÁTICAS que tienen los impulsores de las reformas a las que nos oponemos, y que quedan claras en su espíritu, cuando leemos estas consignas:
1) “ANTIDERECHOS”.
A todo aquel que no coincide con su visión de la vida, la sexualidad y la familia porque tiene otros valores, que en una democracia deben ser tan respetados como cualquier otro, los llaman “Antiderechos”. Desconocen o no les importa que muchas cosas que pretenden obtener son antiderechos de los demás. Por ejemplo, para imponer su pensamiento único son antiderechos humanos básicos como el derecho a la libertad de conciencia, a la libertad de pensamiento, a la libertad e igualdad de culto, a la intimidad, al derecho de los padres de elegir la educación de sus hijos de acuerdo a sus valores y creencias. Así que llamarnos “antiderechos” es falso, autoritario y discriminador, porque lo que hacemos es defender otros derechos que ellos quieren atropellar como el derecho a la vida, a la dignidad humana desde la concepción, el derecho a pensar distinto y poder expresarlo con libertad, que pretenden negarnos.
2) “NUESTRAS ESCUELAS”.
Las escuelas públicas no son de ustedes. Son de todos los ciudadanos. De los que piensan como ustedes, y de los que piensan totalmente distinto. De todos. Grave error y muy común en el pensamiento totalitario creerse dueño de lo público. El Estado somos todos, respetemos y escuchemos a todos.
3) “NO PASARÁN”.
Como el debate democrático y el respeto por el otro no es su fuerte surge claramente la violencia como método. El “no pasarán” es amenaza por un lado y estrategia de imposición por la fuerza por el otro. No corresponde. No están oponiéndose a un enemigo externo que viene a invadirnos, somos ciudadanos con derechos igual que ustedes. Padres y madres de familia legítimamente preocupados para que nuestros hijos no sean confundidos con su ideología e ideas fascistas como las que están difundiendo con este panfleto.
4) “IMPULSEMOS UNA GRAN CAMPAÑA POR LA EDUCACIÓN SEXUAL. ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO”.
¿Se dan cuenta, por qué tenemos que reaccionar ante su avance? Porque ustedes no respetan ni a la democracia, ni a las escuelas públicas, ni a los hijos de los demás. Tienen todo el derecho a seguir haciendo su campaña pero no a través de la educación sexual en las escuelas.
Acabamos de tener meses enteros de debate respecto del aborto, su posición no fue aprobada en un proceso bien popular, con la gente en las calles como a ustedes les gusta. Las instituciones de la democracia rechazaron el aborto legal, y está claro que millones de argentinos no estamos de acuerdo, pero pretenden enseñar educación sexual obligatoria con la promoción de la legalización del aborto. Son muy intolerantes.
5) ¿QUÉ ES SEPARAR IGLESIA Y ESTADO PARA USTEDES?
Si es que ninguna institución religiosa tenga privilegios ni sea sostenida por el Estado, estamos de acuerdo. Si lo que pretenden es una educación laica que no imponga ninguna religión, estamos de acuerdo. Si creen que para ser laica la educación debe desconocer u oponerse a las creencias, a los valores o la fe de los alumnos y de sus padres, están equivocados. Eso es persecución. La educación laica debe enseñar a pensar, no qué pensar. Eso es ideología. La educación laica debe enseñar el pensamiento crítico, no el pensamiento único, eso es adoctrinamiento.
Estaremos de acuerdo en separar Iglesia y Estado en lo institucional, pero no se equivoquen en pretender separar a las personas que forman parte de las iglesias, que tienen como ciudadanos los mismos derechos y obligaciones que ustedes y a las que se le debe respetar las garantías constitucionales para que las ejerzan con total libertad, sea cual fuera su creencia.
6) “IMPULSEMOS COMISIONES EN CADA ESCUELA”.
¿Qué tienen que hacer grupos de ideologías políticas en las escuelas públicas (de todos)? ¿De qué comisiones hablan? ¿Quién les permite y bajo qué figura legal tener comisiones en escuelas? Hay colectivos, sindicatos y agrupaciones que se arrogan derechos que no tienen.
Le pedimos al Estado Nacional y Provincial que tenga coherencia y evite reformar la ley de ESI bajo estas premisas que lo único que generan es más conflicto social y preocupación entre los padres. Enseñemos a nuestros niños a cuidarse de los abusos sexuales. A nuestros adolescentes, a valorar su sexualidad en forma integral como personas, no solo como cuerpos, en términos “biológicos, psicológicos, afectivos y éticos”, con contenidos “pertinentes, precisos y confiables”, a “promover actitudes responsables ante la sexualidad”, evitando enfermedades de transmisión sexual y embarazo no deseados, a “procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres”, como lo establece la actual ley 26.150 de ESI.
Escuchen todas las voces, no sólo a los que gritan más fuerte. Escuchen a todos los ciudadanos, no sólo a los que avanzan por la fuerza. Escuchen a todas las creencias y valores, no sólo a las que parecen más modernas pero no respetan lo que millones de argentinos pensamos.
Podemos convivir en paz. Defiendan la libertad y los derechos de todos.