Por Mónica Costa
Frutillas en junio, ¡¡¡noooooooooo!!! ¡Están carísimas! Muchas veces nos encontramos frente a determinados alimentos que aumentan o disminuyen su precio de acuerdo a la oferta y demanda, al clima o la estación del año.
Frutas y verduras dependen mucho de estos factores. Pero hoy vamos a pensar un poco en el concepto de estacionalidad.
Es importante realizar una compra inteligente eligiendo en nuestra verdulería de barrio entre las frutas y verduras. Es muy sencillo darnos cuenta cuales son debido a que generalmente son las que se encuentran en mayor cantidad y a mejor precio.
De esta manera sabiendo que frutas y verduras tenemos disponible podemos organizar nuestro menú semanal incorporando alimentos fresco y variados.
Además en los tiempos que corren es un buen recurso elegir aquellos alimentos que tengan un precio accesible. Y si además son saludables y aportan a nuestro organismo vitaminas, minerales y fibra, ¡cantamos bingo!
Dentro de las frutas que tenemos en otoño e invierno se destacan bananas, limones, mandarina, manzana, naranja, palta, pomelo.
En esta oportunidad vamos a hablar un poco de los cítricos, que se encuentran entre las frutas con mayor valor nutritivo. Esto se debe a un equilibrado contenido en agua, azúcares, ácidos, sales minerales, fibras y vitaminas.
La gran mayoría de nosotros relaciona a los cítricos con su aporte de vitamina C.
La vitamina C es un antioxidante que previene la formación de radicales libres, encargados de ocasionar deterioro celular. Ejerciendo un efecto protector ante algunos tipos de cáncer, cataratas y el envejecimiento.
Además la vitamina C es necesaria para la formación de colágeno, para la correcta cicatrización de las heridas, reparación y mantenimiento de los tejidos.
Y una de sus funciones más populares es la acción anti-infecciosa y antitóxica. Sí, la vitamina C es importante para el resfrío como nos decían nuestras madres.
La vitamina C colabora, además, en la absorción de hierro a partir de fuentes de origen vegetal. Por lo cual se recomienda consumir en forma de fruta fresca o de jugo de frutas, teniendo la precaución de tomarlo recién exprimido para evitar que la vitamina C se pierda.
Por ser hidrosoluble, su exceso no se acumula sino que se elimina por la orina.

Los requerimientos de vitamina C según edad son los siguientes:
Edad Cantidad en mg
Lactantes 35 mg
1 a 14 años 50 mg
Adultos 60 mg
Embarazadas 80 mg
Lactancia 100 mg

¿Y cómo cubrimos estas cantidades de vitamina C? Con 2 naranjas medianas al día aportamos unos 100-150 mg de vitamina C, cantidad suficiente para cubrir las necesidades diarias que son de 60 mg al 6día en un adulto.
Los expertos consideran que en situaciones ordinarias de la vida, una dieta variada, que incluya abundantes vegetales es suficiente para cubrir todas las vitaminas que necesita nuestro organismo. Con 5 porciones de frutas y verduras al día estamos cubiertos.
Vos estarás pensando, “siempre terminamos en el mismo punto”. La realidad es que sí, mal que nos pese, frutas y vegetales son nuestros mayores aliados a la hora de conservar el peso y de mantener una buena salud.
Es momento de abrirnos a nuevos sabores, experimentar con nuevas formas de preparación y hacer de la verdulería nuestro mejor aliado al momento de elegir el menú del día.