En diálogo con DiarioPC, Daniel Simorelli contó pormenores de este gran logro de su hijo David, un niño con Trastorno del Espectro Autista que se supera día a día y hoy sorprende desde su costado deportivo.
El sábado 31 de agosto pasado se realizaron en la Ciudad de Buenos Aires los Juegos Porteños Discapacidad edición 2019. El evento se realizó en Parque Chacabuco. Asistieron todas las Colonias de Vacaciones del Gobierno de la Ciudad y las Escuelas Especiales del distrito. David Simorelli compitió en lanzamiento de bala representando a la Colonia de Vacaciones “Martín Fierro”. “Si bien, en todos los casos la participación y competencia ya es importante: mucho más en los casos de chicos con diversidad funcional; ya que el sólo hecho de competir hace que venzan muchos obstáculos que se les presenta. Sin embargo, David nos sorpredió con un segundo puesto en lanzamiento de bala”, contó Daniel Simorelli, papá de David.
Los deportistas que realizan deportes adaptados, tienen la costumbre de contar su experiencia de vida en los reportajes o notas que realizan, con el propósito de alentar y motivar a quienes en su misma condición no se atreven a vencer los obstáculos para practicar dicho deporte.
Los logros de un niño con autismo parecen decepcionantes sólo si se miran desde afuera y se miden con la misma regla que el resto de los chicos. Los logros y avances se deben medir desde el punto de vista de la persona con trastorno del Espectro Autista, en relación a los obstáculos que ha tenido que atravesar para lograr esa habilidad que tanto le cuesta.
“En nuestra familia celebramos cada avance de David; por mínimo que parezca. A él le gusta hacer un brindis al momento de cenar con la familia reunida en la mesa festejando el logro obtenido (estas celebraciones incluyen logros como: probar una comida nueva, vestirse solo, calzarse solo las zapatillas, un avance en la escuela, o una medalla de segundo puesto en una jornada de deporte adaptado). Cada paso, cada avance tiene que ser vivido como una victoria, es muy importante para el niño y para toda la familia celebrar los obstáculos que se van sorteando en el camino de educar a un niño con autismo”.