Por Lucas Nestereno
La educación y la tecnología pareciera que viven en dos siglos diferentes; por un lado, la tecnología: siempre avanzando, buscando soluciones a problemas cotidianos, mejorando la conectividad con las personas y viendo qué hacer a futuro. ¿Y la educación? Bien, gracias. Igual que siempre, como en el siglo XX.
La pandemia y la cuarentena hicieron que todos nos tuviéramos que quedar en casa (por tiempo indefinido), y eso implicó que los chicos tuvieran que “hacer escuela” desde casa, con maestros y profesores enviando tarea a través de redes sociales (como podían) y con padres tratando de entender las directivas.
Esto dejó en evidencia que el sistema educativo de este siglo NO ESTÁ PREPARADO para la tecnología de este siglo. Mientras un niño de 4 años, sin saber leer, aprende a manejar un dispositivo móvil con mucha facilidad, los maestros no tienen la más remota idea de las nuevas tecnologías.
Esto no se trata de una brecha generacional. Sino de que el sistema educativo vaya a la par con las nuevas tecnologías que se usan en la vida cotidiana. No es nada nuevo que este sistema educativo es obsoleto, y antes de que los maestros me salten a la yugular, quiero explicarlo. Se sigue enseñando de la misma manera que hace 100 años, hoy se sabe que existen múltiples inteligencias, pero se sigue ponderando al que aprueba en matemática y lengua, dejando de lado las demás (musical, espacial, cinético-corporal, interpersonal e intrapersonal, etc). Todos los chicos aprenden de la misma manera, como soldaditos, y eso no le da cabida a la personalidad.
Es sabido que cualquier chico tiene una imaginación ilimitada, solo basta con preguntarle a uno de ellos sobre algo que haya dibujado y podrá contarte una historia. Esa imaginación y creatividad se va apagando con el paso del tiempo, por el mismo sistema educativo, que no lo ayuda a crear, sino a adaptarse.
Pero, a favor de los maestros, creo que en gran parte no es su culpa, a ellos los educaron así, aún en su educación superior no le dieron herramientas tecnológicas para incorporarse al mundo de hoy. Uno da de lo que tiene. Hoy tendrían que ser ellos los que enseñen a los chicos a programar, a usar apps, a realizar videos interactivos, a investigar, diseñar, ect. Para que ellos sean los creadores de las nuevas tecnologías del mañana.
Mario Pergolini, que desde hace años se dedica a investigar y medir las nuevas tecnologías, hizo esta declaración HACE CASI UN AÑO ATRÁS junto a Lalo Mir sobre este mismo tema (ver el video).
Las herramientas siempre estuvieron a nuestro alcance, solo que nunca se supieron ver.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=V-ZED64s5EE[/embedyt]