Entrevista: Damián Sileo
Es evidente la metamorfosis experimentada por Gastón Pauls. De aquél actor que diera sus primeros pasos en las telenovelas juveniles del 13, pasando por recordados papeles cinematográficos como la memorable “Nueve Reinas” o “Iluminados por el fuego”, por mencionar solo un par de casos, nos encontramos con este presente que lo tiene encarnando, nada menos, que a la persona de don Luis Palau. El próximo 4 de abril será el estreno, en la Argentina, de la película biográfica del popular evangelista, y Pauls se puso en la piel de un hombre de Dios a quien admira y le dio vida a un filme que promete sorprender en la taquilla durante el otoño.
En esta breve charla con DiarioPC, Gastón cuenta su experiencia durante la filmación y cómo el hecho de haber interpretado este rol protagónico lo movilizó y le dio otra perspectiva a su vida actoral.

“Fue un gran rodaje, muy intenso”, cuenta Gastón al inicio de la charla. “Filmamos en Buenos Aires, alguna cosas en Colombia, otras en Houston. Interpretar a una persona viva, que existe, como Palau, es un inmenso desafío. Fue sin lugar a dudas una de las películas más difícil como actor, pero muy interesante el rodaje, en todo sentido. Llevar adelante un film que cuenta la vida de un predicador que moviliza a millones de personas fue una inmensa satisfacción y gran alegría, pero a la vez una potente responsabilidad”.
Una película siempre es un gran desafío, pero en el caso de una que tenga relación con lo religioso, y más con una persona como Palau, tan importante para mucha gente, sí lo hace diferente. Y Pauls destaca que “uno no puede improvisar sobre demasiadas cosas, como la forma de ser de Palau. Ahí no tengo la misma libertad que puedo tener al interpretar a un personaje de ficción”.
En relación a esto, el actor no teme ser encasillado en el personaje. Algo así como que dentro de unos años alguien mencione a Pauls y enseguida se haga referencia a su interpretación de Luis Palau. “No creo que eso suceda”, asegura Gastón. “La gente te recuerda siempre más con uno u otro personaje, pero no creo haber quedado encasillado en ninguno de esos personajes que interpreté en mi trayectoria. La carrera de uno sigue. A mí en este caso lo que sí me gusta es que el público pueda recordar el personaje. Pero no forma parte de un miedo en mi cabeza que me encasillen y no pueda salir de ese lugar”.
Palau significa muchas cosas en la vida de Gastón Pauls. Ya desde aquella cobertura que hizo cuando conducía el programa “Ser Urbano”, del primer festival de Palau en la Ciudad de Buenos Aires. Con un poco de nostalgia, recuerda que “hacía un capítulo de ‘Ser Urbano’ y uno de esos informes de 2003 fue sobre la visita suya (de Palau) a la Argentina. Esa vez no hablé con Palau pero sí con gente que lo fue a ver. De alguna manera yo tenía una relación con el ‘mundo Palau’. Al tiempo, unos 5 años después, me llamó Palau, personalmente, para decirme que le había gustado ese informe y dijo: ‘Ojalá Dios algún día nos cruce’.
Al tiempo, me llaman para decirme que pensaron en mí para interpretar a Palau. Fue un honor para mí eso. Siempre estuvo presente en mi cabeza y mi corazón a lo largo de todo este tiempo”.
Tal vez “Palau, la película”, marque un hito en la vida actoral de Pauls, quien se ve enfrentado ahora a un público nuevo, si se quiere, a quien se refiere en esta parte de la nota. “Quiero que sepan que siempre hago mi trabajo con respeto y amor, como siempre hago mis papeles. De cómo el público lo tome, trato de no pensar, porque siempre una obra artística estará tomada con mucho amor por algunos y por otros no. Eso pasa siempre. Y más con un personaje tan potente como Palau. Lo que siempre digo es que ojalá esta película le sirva aunque sea a un espectador. Si esto ocurre, la película, para mí, ya cumplió su objetivo”.
Las redes sociales han dado cuenta de las vivencias de Gastón durante el rodaje y su acercamiento a Dios. Al respecto, Gastón cierra su alocución considerando que “esta película a mí me movilizó mucho, me cambió algunas formas de interpretar la realidad y también la ficción. Este personaje me hizo encontrarme conmigo mismo y ojalá esta película, por lo menos en mi vida, siga significando lo que significó cuando la hacía. Una gran responsabilidad pero también un gran honor, como dije antes”.