En la tarde del lunes 21 de enero, el frente de la congregación Centro Cristiano de Avivamiento, de la ciudad de Sáenz Peña, en la provincia del Chaco, se convirtió en el blanco de una nueva muestra de la intolerancia y la violencia ejercida por grupos afines al aborto, también llamado “protocolo de la muerte”.
Un puñado de personas que portaban el identificatorio pañuelo verde, muchas de ellas, de corta edad, se reunieron en la puerta de esta entidad religiosa con el único fin de volcar su odio en forma de cánticos en contra de la iglesia. El ya clásico hit abortero “Iglesia basura, vos sos la dictadura”, se hizo sentir en las inmediaciones del Centro Cristiano liderado por el pastor Roberto Acosta. No conforme con eso, el minúsculo grupo hizo uso de la violencia y arrojó piedras y otros objetos contundentes contra el frente del edificio, que también fue graffiteado con leyendas del tipo “la única iglesia es la que arde”, en clara alusión al permanente deseo de incendiar todo edificio religioso. Cabe destacar que uno de los congregantes del CCA fue agredido por una mujer que no cesaba de golpearlo y empujarlo mientras le espetaba la frase “vos a mí no me podés tocar”.
Diferentes entidades, evangélicas, católicas y laicas, que defienden la vida, se solidarizaron con la gente del Centro Cristiano de Avivamiento, repudiando enérgicamente los actos vandálicos de la comunidad abortista, que ya tienen acostumbrados a toda la población.
Mientras tanto, y en contraposición con la ola de destrucción, intolerancia y persecución religiosa, el CCA continúa trabajando en la ciudad de Sáenz Peña a través del comedor comunitario que alimenta a centenares de personas con bajos recursos. Por otra parte, un grupo de fieles se acerca a hospitales y a otros barrios pobres llevando donaciones y alimentos que son destinados, especialmente, a niños y madres en situación de calle.