A algunos les puede parecer un batacazo, pero Dina Rezinovsky se tenía mucha fe para lograr los votos suficientes que la depositaran en la cámara baja. Entró justo en el último escalón, y dejó afuera a la única candidata representante de la izquierda, Myriam Bregman, dato no menor, especialmente cuando se traten los temas sensibles que tuvieron en vilo a la sociedad durante todo el año pasado, cuando se debatió la ley de despenalización del aborto.
Representando a Juntos por el Cambio, Dina se propone un andar que no pase inadvertido en su carrera legislativa.
En esta charla con DiarioPC nos habla de cómo fue ese 27 de octubre que, suponemos, festejará en lo sucesivo con la misma importancia que un cumpleaños.

¿Qué fue lo primero que pensaste al despertar el lunes 28?
Era una mezcla de emociones. Feliz por lo propio, por lograr la meta de entrar en el Congreso; feliz también por el resultado de Horacio (Rodríguez Larreta) en la Ciudad; pero triste por el resultado nacional. Se había logrado remontar un porcentaje adverso de las PASO pero no era suficiente para entrar al ballotaje. Pude disfrutar, no como hubiese querido.

Llegás a la cámara baja ya no como oficialista. ¿Qué tipo de oposición van a dar desde el Congreso?
Como en todo lo que hago, tratar siempre de llevarme bien con todos y ser una diputada que piense en los intereses de los argentinos y no en los partidarios o del Gobierno.

Dina fue una referente en la lucha provida

Dina fue una referente en la lucha provida

Fuiste una de las abanderadas de la lucha pro vida durante el año pasado, pero militás en un espacio que en principio propuso el debate y en el cual hay un gran número de legisladores que luchan por instalar el aborto como una práctica legal. ¿Cómo será esa convivencia con tus pares en los momentos en los que tengan que debatir este y otros temas sensibles?
El debate no lo propuso el Gobierno de Macri. Fue un proyecto presentado por la diputada Mayra Mendoza (FpV). Los últimos 13 años siempre fue la izquierda o el kirchnerismo quienes presentaron proyectos de legalización del aborto.
En mi espacio, casi el 70% de los diputados y senadores somos provida y somos el espacio que tiene más referentes activos en la defensa de las dos vidas, lo cual no es un dato menor. Prueba de esto es que formamos un espacio llamado Celestes por el Cambio donde confluyen referentes de todos los partidos que formamos parte de Juntos Por el Cambio.

Siempre se tildó a los políticos pro vida como funcionales solo a esos temas, pero que no cuentan con propuestas más integrales. ¿Qué otros temas tenés en carpeta para proponer en Diputados?
Como creo que la vida debe defenderse en todas las etapas, no solo acompaño el tema de aborto sino que también, por ejemplo, infancias vulnerables, prevención de suicidio adolescente, adopción, prevención de abusos y violencias, educación sexual reproductiva, libertad religiosa y muchos otros temas más.

¿Pensás que se pueden lograr avances en temas ProVida en esta configuración legislativa?
Vamos a dar la pelea. Creo que hay que tratar varios proyectos con una perspectiva de vida y familia.

Mucho se habla de las creencias y las prácticas espirituales de Macri. ¿Qué hay de cierto o creíble en los rumores que dicen que había aceptado a Jesús, o se había acercado a la iglesia? ¿Por qué creés que Macri dio el debate si realmente estaba en contra del aborto?  
Mauricio hace más de 10 años que tiene cerca distintos cristianos con los que habla y se relaciona. No es del año pasado o este año por temas electorales. Dentro de su Gobierno en Ciudad y luego en Nación siempre tuvo funcionarios y candidatos cristianos.
El año pasado dio el debate porque estaba el peligro latente de que, como la ley de paridad, los diputados que la promovían lo “colaran” sobre tablas para votar sin debate en la sesión del 8 de marzo. Cuando se enteraron de esta posibilidad, un grupo de diputados fueron a contarle y le dijeron que la forma de evitar esa movida era abrir el debate para que al menos se pudiera discutir el tema democráticamente. Con el diario del lunes, esta movida por lo menos nos permitió poder visibilizar la fuerza celeste a nivel nacional, algo que antes del debate no existía.

¿Pensás que a partir del 10 de diciembre Macri se erigirá como el principal líder de la oposición?
Si será o no el líder de la oposición es algo que va a definir la gente. Yo creo que el demostró durante toda la campaña tener millones de argentinos que lo vemos como el líder de un cambio cultural y político que necesita nuestro país.

¿Cómo ves la figura de María Eugenia Vidal de aquí en más?
María Eugenia sigue siendo una de las referentes de nuestro espacio. No tengo dudas que aún le queda mucho camino por delante.