Por Daniel Cardozo *

Corría el año 1882 y un barco proveniente del Reino Unido, repleto de escoceses, desembarcaba en el Puerto de Buenos Aires. Uno de sus pasajeros era Alejandro Watson Hutton, quien trajo entre sus maletas elementos que no estaban arancelados en la Aduana y que crearon desconcierto: pelotas de fútbol e infladores. Este británico nacido el 10 de junio de 1853 en Glasgow, Escocia, graduado en humanidades en la Universidad de Edimburgo, desembarcó para hacerse cargo del selecto colegio escocés Saint Andrew. El St. Andrew’s Scotch School tenía como objetivo brindar una educación elemental (lectura, escritura y aritmética) y a bajo costo a los niños más humildes en el cual la educación y la instrucción religiosa estarían unidas. El reglamento de 1838 decía: “La educación se basará en las sagradas escrituras y los estándares de la iglesia de Escocia y siempre se conducirá, en cuanto sea practicable, de acuerdo a los estándares aprobados de métodos más modernos”.
En esa época la escuela compartía el solar con la primer Iglesia Evangélica de Argentina, ubicada en la calle Piedras 55. Esta iglesia era de origen escocés de las denominadas Presbiterianas y fue fundada en 1829 con el nombre Scotch Presbyterian Chapel, que al día de hoy es conocida como Iglesia Presbiteriana San Andrés. Alexander era director del colegio y miembro de la iglesia y creía que para sosegar la indisciplina de los alumnos era necesario que practicaran fútbol. El veía el deporte como un medio para expresar la fe cristiana y para inculcar disciplina en la juventud. Era una visión tradicionalista inherentemente británica del juego. Watson Hutton le había solicitado a la comisión de la iglesia (administradora del establecimiento educativo) que obtuviera un gimnasio y un campo de deportes para la escuela, pero su pedido le fue negado.
Entonces, en el pequeño patio que separaba el colegio del templo, les enseñó a sus alumnos un nuevo y entretenido juego que consistía en patear una pelota de cuero. De esta manera se jugaba al fútbol por primera vez en la Argentina. Pero esto causó disgusto y desaprobación a un gran número de padres. Este juego, que jugaban los niños, ayudó a controlar la indisciplina de la escuela, pero ocasionó nuevas dificultades con las autoridades de la Iglesia, ya que, entre otros problemas, se rompían constantemente las ventanas del templo. Este hecho lo llevó a alejarse del establecimiento educativo, no así de la membresía de la iglesia. Al poco tiempo de su alejamiento, impulsado por una visión pedagógica, en la que el deporte resultaba un componente esencial en la formación de los estudiantes, decidió fundar su propio colegio: el Buenos Aires English High School (BAEHS), para poner en práctica sus ideas educativas, orientando las actividades deportivas de los alumnos, principalmente, hacia el fútbol.
El colegio abrió sus puertas el 1 de febrero de 1884, para comenzar con el desarrollo del fútbol en el país. El 27 de marzo de 1885 Watson Hutton se casó con Margarita Budge en la Iglesia Presbiteriana San Andrés. La ceremonia la llevó a cabo el pastor James Smith, quien también tuvo a su cargo el bautismo de sus tres hijos. Durante su mandato en el BAEHS, decidió crear el Club Alumni, entidad pionera que impulsó la instauración de otras instituciones similares.
El 7 de marzo de 1891 nacía la Argentine Association Football League (AAFL), que sería la organizadora del primer campeonato del fútbol argentino en 1891. El presidente era F. L. Wooley. El torneo fue obtenido por Saint Andew’s School. Los otros equipos que participaron fueron Buenos Aires Football Club, Buenos Aires al Rosario Railway, Old Caledonians, Belgrano Football Club y Hurlingham Football Club. Todos sus integrantes eran de origen británico. Pero resultó muy efímera la duración de aquella liga. De hecho, en 1892 no hubo liga, porque no contaba con el apoyo del importante club Quilmes Rowers ni del principal impulsor del fútbol en tierras argentinas: el profesor Alejandro Watson Hutton, considerado con justicia “El Padre del Fútbol Argentino”.
Finalmente, el 21 de febrero de 1893, Watson Hutton funda sobre los restos de la vieja Argentine Association Football League, una nueva entidad con la misma denominación. Esta entidad es la que finalmente queda registrada en la historia del fútbol de Argentina y a día de hoy se reconoce como AFA.
Recopilación de datos y reseña histórica:
Daniel Guillermo Cardozo. Director Técnico de la Selección Cristiana Argentina de Fútbol y entre otros, ex futbolista de Chacarita Juniors, Deportivo Merlo del ascenso argentino y ascenso español e italiano