En esta breve charla, el pastor Miguel Siufi cuenta por qué el Centro La Roca es una de las más reconocidas en Tucumán a partir de su trabajo con adictos.
Aquí cuenta los objetivos y destaca el hecho de no haber cedido a la tentación de realizar convenios que pusieran en peligro los valores y los principios de la institución.

La tarde se prestaba para la charla tranquila y amena. Un conocido café de Buenos Aires fue el punto de encuentro para el diálogo afable con Miguel Siufi, pastor del ministerio Roca de Salvación, en San Miguel de Tucumán. Pero además, precursor de una loable tarea social que viene desarrollando hace dos décadas en la capital tucumana, en procura del afianzamiento de la familia.

¿Cuándo nace Roca de Salvación?
Roca de Salvación nació a fines de 1989, aproximadamente. Empezó como un anexo hasta que en 1998 logró su autonomía. En estos 20 años como iglesia autónoma se anexaron varias congregaciones, creando un impacto en la sociedad.

¿Cómo se formó la institución?
Antes de ser una ONG, fuimos haciendo escuela, logrando un aprendizaje que nos permitiera no desproteger la figura de la iglesia. A veces descuidamos el área legal así que no quisimos cometer ese error. La ONG se llama igual que la iglesia, Roca de Salvación, con el agregado de que es una Asociación Civil.
Hicimos los trámites correspondientes, y ahí nació la asociación civil que contiene la comunidad eclesiástica y el centro de rehabilitación de adicciones (esto en 2004).

¿Qué lo motivó a trabajar en el área de las adicciones?
Hay iglesias que se dedican a trabajar con universitarios, otras con enfermedades determinadas, otras que tienen gente involucrada en otros trabajos sociales… bueno, a nosotros Dios nos llevó a tener un hermano en la fe que era adicto, y comenzó a traer a la iglesia a otros más. Esto fue hace como 15 años y él me dijo: “mire que esto va a ser muy grande”. Yo ni sospechaba la dimensión de lo que se vendría. Fue una necesidad impuesta en la curiosidad, entré como un curioso más y de repente me encontré ayudando a personas con adicciones en mi propia casa. Fue una historia larga, dura, muy marcada a fuego, pero que inició este ministerio en el que me acompaña fielmente mi esposa Ely y mis hijos.
Gracias a Dios ya tenemos nuestro lugar físico propio para el desarrollo de esta tarea. Hoy en día ese es el Centro de Rehabilitación La Roca.

¿Cómo está posicionado hoy el centro Roca La Roca?
Dicen por ahí que así como es el pastor, es la iglesia. Yo intento ser muy sociable y así se refleja en el resto de la comunidad que trabaja en la ONG. Tenemos un equipo de liderazgo que entendió claramente el concepto de lo que estamos haciendo que no fue difícil que se compenetraran en las formas que le dimos a la institución.
En el área relacional fue tan fuerte el hecho de estar en paz con todos que somos reconocidos como columna y baluarte de la verdad, tal como lo expresa la Biblia misma. Según mi apreciación, vamos por ese camino y logramos que los gobernantes vayan por ese auxilio bajo un pastorado sano, que no le pide nada, ni subsidios ni convenios en los que luego la iglesia quede atrapada.
Tal es así que el trabajo terapéutico es reconocido y respetado por el SIPROSA (Sistema Provincial de Salud), y la propia ministro de salud recomienda el vínculo con nuestra institución, con nuestro ideario y nuestra forma de trabajo. Esa posición espiritual en medio de la sociedad no vendida a otros intereses, hacen que ellos reconozcan a Roca de Salvación.
No sólo atendemos al adicto, sino también a su entorno familiar, y esto trajo aparejado otros temas como familias en crisis, embarazos en riesgo, niños sin recursos… entonces apoyamos a este segmento desde los 6 años hasta su ingreso a la universidad. Tenemos convenios educativos también. El último, firmado hace días, es con la Fundación de Investigación, Estudio y Capacitación de Tucumán (FYECIFT) y está previsto para los próximos días la firma de un convenio con la UTN, que nos brindará toda una batería de oficios para que podamos matricular a los chicos que salen de nuestra institución y que pasen por esos talleres.
Esto es sólo un resumen de cómo es nuestro posicionamiento en Tucumán, y en gran parte es porque nunca hemos vendido el mensaje del evangelio ni nos dejamos tentar por favores políticos. Y tampoco se lo hemos impuesto a nadie. Solo fue relacionarnos con la gente, como hizo Jesús. Tratar bien al prójimo, orar por ellos.

Para obtener mayor información sobre Roca de Salvación, se puede llamar al 0381-438-1943 o www.rocadesalvacion.org.ar y las respectivas redes sociales.