Durante varios años he escrito, para esta fecha, un artículo relacionado con el día exacto de la mitad del año. Esta vez pensé algo diferente y no escribí nada.
Sorprendido, muchos me mandaron mensajes diciendo ¨¿Hey, Gustavo, y el artículo de la mitad del año?¨
Nos sorprende que los primeros seis meses hayan pasado tan rápido y la sensación de querer recuperar el tiempo aparece. Pasado unos días… volvemos a postergar para, a fin de año darnos cuenta que estamos en un círculo de postergación, concientización, arrepentimiento, proyección, postergación y así hasta que la vida se nos pasa.
¿Qué podemos hacer entonces para no caer en ese círculo?
Primero, entendamos que todo lo llamado ¨circulo vicioso¨ son patrones de pensamiento. Por lo tanto, debemos generar patrones de pensamiento positivos para generar nuevos hábitos. Una conducta se transforma en un hábito sí o sí por repetición.
En primer lugar, debemos llamarnos a la autorreflexión; es fundamental analizar nuestra vida; ver qué hacemos, por qué lo hacemos, qué es lo que nos motiva y si estamos desmotivados, por qué seguimos haciéndolo. Ver cuáles son nuestras verdaderas necesidades. Ponernos metas, objetivos, tanto a largo como corto plazo. Estos objetivos deben ser realistas, motivadores y graduales. Pretender realizar todo de una vez nos llevará indefectiblemente a un nuevo fracaso.
Autoconfianza: El ser optimista con uno mismo no siempre es fácil, pero si logramos cumplir con esta característica nuestra vida nos va a ser más fácil, ya que vamos a sorprendernos con el lado bueno de todas las cosas que nos suceden,
Paciencia: Todo proyecto en la vida – y la vida misma- es un proceso que no se logrará de la noche a la mañana. Lograr cada cosa que nos propongamos es cuestión de ser pacientes con nosotros mismos y los obstáculos que indefectiblemente nos presentará la vida.
Para disfrutar la vida, debemos sacarnos de encima la ansiedad. Disfrutar cada momento es indispensable.
Ahora sí; ya estamos transitando la segunda mitad de este año ¿comenzaste a trabajar en aquellas metas que te propusiste? Si no lo hiciste, empezá ya mismo reflexionando por qué. Si estás transitando tus metas, contagiá este mensaje a los que están alrededor tuyo. Y a fin de año, vas a ser protagonista de cambiar la vida a muchas personas.