¿Pero no le sale tumores? ¿No cambia el carácter? ¿No engorda? ¿Pero no tendría que tener al menos una camada una vez en la vida? ¿No conlleva mucho riesgo la cirugía? ¿Mi perro no va a perder masculinidad? Son preguntas que me hacen muy reiteradamente amigos, conocidos y en muchas de las entrevistas que tengo con tutores de perros.
Para responder estas dudas primeramente sepamos lo que es una castración.
En hembras consiste en retirar ambos ovarios y el útero. Esto se realiza con cirugía bajo anestesia general. Normalmente la operación es muy rápida y requiere de pocos cuidados después de la cirugía.
En machos consiste en retirar ambos testículos, es una cirugía muy sencilla para el médico veterinario, la recuperación es muy rápida y las complicaciones se dan en rara vez.
La castración en hembras previene la aparición de enfermedades, como infecciones de útero (piómetras) y disminuye la probabilidad de alteraciones tumorales en el tejido mamario, ovárico o uterino. Además, existen diferentes estudios que demuestran que mejoran la eficacia del tratamiento de enfermedades como la diabetes y la epilepsia. Por otro lado, disminuyen comportamientos indeseados relacionados con las hormonas sexuales.
Según el grupo de oncología (GEVONC) de la asociación de veterinarios españoles especialistas en pequeños animales (AVEPA) se debe castrar a nuestras mascotas para disminuir la posibilidad de que desarrollen tumores mamarios. Además se debe evitar el uso de medicamentos anticonceptivos ya que con ellos aumentamos el riesgo de que se desarrollen estos mismos.
Se considera que una de cada tres perras no castradas mayores de 8 años, padecerá tumores mamarios; sin embargo, si castramos a una edad temprana, la posibilidad de desarrollo será menor. Se calcula que aproximadamente la mitad de los tumores en las perras son malignos, un porcentaje que llega al 90% en el caso de las gatas.
Los efectos secundarios de la castración de hembra son escasos y poco habituales. Una vez se ha hecho la intervención, se debe mantener una alimentación baja en grasa debido a la tendencia a aumentar de peso. Por esta razón nuestras mascotas deben mantener un estilo de vida saludable, es decir, una alimentación equilibrada y ejercicio físico.
El veterinario es quien puede asesorar con detenimiento de todos estos aspectos de la castración e indicar cuál es el momento adecuado para realizar la intervención.

VENTAJAS DE CASTRAR A MI PERRO
Entre las ventajas de la castración en machos se encuentran: la disminución de la probabilidad de tener problemas prostáticos, algunos tumores testiculares, la reducción del riesgo de hernias perineales y desórdenes de naturaleza endocrina. Cabe resaltar que, al igual que en las hembras, disminuye el comportamiento indeseado relacionado con las hormonas sexuales como son la monta (hasta un 65%), el marcaje con orina (perros hasta un 50% y en gatos hasta un 85%), la agresividad (perros hasta un 60% y en gatos hasta un 85%) o el escapismo (un 90%).
Esterilizar a tu mascota es la decisión más responsable que podés tomar ya que beneficiás la salud de ésta y al mismo tiempo tomarás un paso responsable hacia la protección de los animales evitando la sobrepoblación y el sufrimiento de los mismos.
Recordá que aunque tu mascota sea de raza, esto no quiere decir que tenés que reproducirla, ni te garantiza conseguir buenos hogares para las crías. Si decidís cruzar a tu mascota, primero infórmate y asegurate de que ésta no tenga enfermedades hereditarias como pueden ser displasia de cadera, problemas ortopédicos, alérgicos, dermatológicos o problemas de comportamiento que pueden transmitirse a las crías y perdurar en la raza o tipo de perro.
Los perros sin hogar o callejeros son resultado de la cruza de perros de casa, ya que son abandonados y terminan en ese tipo de situaciones.
Los albergues en nuestro país se encuentran saturados y con recursos económicos muy limitados, al esterilizar a tu mascota te asegurás que su descendencia no acabará en uno de ellos ni en la calle o en una perrera.

Fuentes:
Vydaninal
Clinicanimal
Acquired urinary incontinence in bitches: its incidence and relationship to neutering practices
Evaluation of the prevalence of urinary incontinence in spayed female dogs: 566 cases (2003-2008).
Recomendaciones de AVEPA; INFORME DE ESTERILIZACIÓN, GUÍA DE ACTUACION EN TUMORES MAMARIOS