Un grupo de pastores de la ciudad de General Roca, en la provincia de Río Negro, se reunieron a orar en una plaza que está frente al edificio municipal respetando el distanciamiento y con sus barbijos puestos. Sin embargo, fueron notificados por violar las medidas preventivas contra el coronavirus.
“No sabemos de qué se trata la infracción. Los pastores cumplieron con todos los protocolos con distancia social y barbijos, entendiendo el sufrimiento que está pasando la gente. Sólo se oró para que al pueblo le vaya bien, pidiendo paz para las familias que pierden a un ser querido. ¿Cuál es el delito de rogarle a Dios que bendiga a los vecinos? No lo entendemos”, declaró Fabio Huenchunao, presidente de la Asociación de Pastores de Río Negro (APIER) al medio LM Cipolletti.
Luego de finalizar el momento de oración, inspectores municipales se acercaron al taller de uno de los pastores y luego de efectuar una inspección en el lugar lo notificaron con una multa económica de la cual no se conoció el monto.
El pastor Huenchunao consideró que esto se trata de “una persecución”. Y agregó: “No hicimos nada mal. Abren los gimnasios, abren los bares, y las iglesias hace 7 meses estamos cerradas. No sabemos por qué nos multaron. La intendente María Emilia Soria tiene manifestaciones todos los días y no pasa nada, no los multan. Esto es hostigamiento”.
Finalmente, el presidente de APIER, indicó a la fuente que la semana próxima realizarán el descargo correspondiente ante el Municipio para evitar el pago de la sanción económica y pedir explicaciones a las autoridades.