Tras los violentos hechos sucedidos el pasado lunes en el que grupos feministas vandalizaron el frente del Centro Cristiano de Avivamiento, en la ciudad de Resistencia, el pastor Roberto Acosta ofreció una conferencia de prensa en la que pidió que se respeten las opiniones de todos, que se garantice la seguridad de quienes sostienen a defensa de la vida y sostuvo firmemente que “no van a callar a la iglesia” con el accionar violento de grupos minoritarios.

La conferencia de prensa llevada a cabo en la mañana de este miércoles en la Iglesia que fue violentada, fue encabezada por el pastor Roberto Acosta y acompañado otros líderes de diferentes congregaciones del área Metropolitana de Resistencia y de la Mesa de Pastores Evangélicos Unidos, compuesta por representantes de las regiones del NEA, NOA y Centro del país. Allí expresaron su más enérgico repudio a los actos de violenta agresión al templo «Centro Cristiano de Avivamiento”.

A continuación, textuales del pastor Acosta, recogidos por medios locales y transcriptos en esta web:

“Queremos hacer oír nuestra voz, no solamente a nuestros hermanos que quedan afectados por este tipo de vandalismo, de violencia, sino que queremos que la sociedad pueda entender la situación que estamos viviendo y la discriminación que estamos teniendo en nuestro territorio argentino. Quiero agradecerles a los gobernantes que ayer nos han llamado, a los líderes de distintas organizaciones, a los pastores, a los amigos que hoy están y a los que de otras ciudades y países nos acompañan y a la iglesia que se ha mantenido firme colaborando y ayudando como siempre”.

Daños materiales
“Oramos por aquellos que nos violentan y por los que hemos sufrido la violencia, por nuestros hermanos que han quedado incapacitados laboralmente luego de los golpes recibidos, según el informe médico, mujeres que han recibido arañazos o esguinces y tantos otros que no tienen daño externo en su cuerpo, pero que han quedado con afecciones internas”.
“No atacaron un edificio, sino nuestros principios de vida, nuestros valores y quieren callarnos. Estos ataques de vandalismo y de discriminación, no han sido contra un edificio, ni contra un hombre o mujer, que fueron quienes han recibido los golpes. Pero estos ataques tienen que ver con oponerse a nuestros principios de vida, nuestros valores, nuestra fe y tienen el deseo de intimidar y de hacer callar nuestra voz”.

La grieta abortista
“El año pasado, la iglesia evangélica ha sido puntal para levantar la voz a favor de la vida, para defender los valores con los que éste país se ha levantado. He oído decir que nuestro país se ha dividido entre verdes y celestes. Quiero decirles que no es cierto. Si se pusiera la opinión pública a elegir, se darían cuenta que el país sigue siendo celeste y blanco, como nuestra camiseta de fútbol, como la de los Pumas, como la de las Leonas, como nuestro mar, como nuestro cielo y el verde, es un verde de esperanza y nuestro país tiene esperanza. Ha sido la esperanza para cuantos inmigrantes de todo el mundo y lo sigue siendo”.

Ataque a los valores
“Lo que existe simplemente es un ataque para cambiar nuestro país, para cambiar nuestros valores, para cambiar nuestros principios, nuestras familias, nuestra educación. Pero nuestra voz no se va a callar, si no se hubiera hecho oír nuestra voz el año pasado, lo que hoy estamos sufriendo en el dolor los argentinos, con la situación de esta niña de Jujuy, de Esperanza que falleció. Sería la noticia y esta dejaría de ser noticia porque, sería legal y todo el país sería lo que diríamos: un estado de muerte y no de vida. Porque somos la voz o una de las voces, es que no vamos a callar. La intimidación nunca ha frenado al pueblo que confía en el Señor Jesucristo. Nuestros principios hace más de 4 mil años que están escritos en nuestra Biblia”.

La iglesia, constructora de la sociedad
“La iglesia no es sólo un lugar donde nos reunimos y tenemos el ladrillo y el techo, es el lugar donde construimos nuestras familias. Es el lugar donde construimos nuestra sociedad. Nuestra Constitución y mayoría de las constituciones de América Latina, están basadas en la palabra de Dios. Seguiremos haciendo, seguiremos defendiendo las familias, seguiremos defendiendo la vida desde la concepción, seguimos enseñando en nuestras escuelas -que son cientos en nuestro país- a formar niños y niñas con valores, con principios bíblicos y no con ideología de género”.

Apoyo de diversos organismos
“Queremos agradecerles a todos los organismos internacionales, que de hecho tenemos una lista inmensa y cartas de todo el mundo, hemos recibido llamadas de Inglaterra, cartas de organizaciones de Estados Unidos, del presidente del Congreso Iberoamericano de la Vida y la familia de México, de Chile, Brasil y Uruguay. Porque estos hechos no tienen que volver a repetirse, este es el quinto hecho de violencia contra una iglesia evangélica, desde que no se aprobó la Ley del aborto en nuestro país. Pero si nuestra voz se callara ¿tendríamos que esperar que alguien fallezca para nosotros poder decir, por favor: amados gobernantes, detengan esto?”.

Llamado de atención a los gobernantes
“Le agradezco al señor Gobernador que me llamó y me presentó su posición a este tipo de actos. Ofreció su apoyo y le pedí -porque en el video se ve a la policía de la provincia que estaban como espectadores en el hecho- que necesitamos que suelten las manos de nuestros policías, para poder defender a los que somos pacificadores. ¿Una voz de minorías violentas son los que van a imponerse en nuestro país?
Amados gobernantes, detengan esto. Defendemos, enseñamos y construimos esta nación. No somos destructores de este país, somos constructores de paz. No le hacemos un daño a esta sociedad, sino que le hacemos bien. Tomamos los principios que Jesús nos ha dado y los aplicamos, no tenemos palabras, tenemos hechos, solamente que no hacemos prensa. Nosotros construimos en el silencio: educamos en nuestras escuelas, trabajamos en los centros de rehabilitación que hay a lo largo de todo el país, con frutos comprobados, trabajamos en nuestras cárceles y en estas dos últimas semanas, todas nuestras congregaciones estuvieron asistiendo a los inundados necesitados”.