Se realizó ayer la audiencia de impugnación del absurdo juicio contra el Doctor Leandro Rodríguez Lastra, acusado falazmente de salvar la vida de un niño por nacer y de su madre, quien corría el riesgo de perder la vida en el proceso.
La abogada y actual concejal de la ciudad de Neuquén, Nadia Márquez, asistió a dicha audiencia y se explayó en los detalles de la misma. Te lo compartimos en DiarioPC.

La audiencia de impugnación del día 05/02/20 en la audiencia del juicio contra el Dr. Rodríguez Lastra, se basó en diversos puntos, por parte de la defensa, que el Tribunal deberá resolver:
1. El proceso infeccioso en el que se encontraba la paciente: la defensa sostiene que la paciente ingresó a la guardia con un proceso infeccioso, caracterizado por: temperatura alta (39,5 grados), taquicardia (110 latidos por minuto) y leucocitosis (glóbulos blancos altos, según laboratorio).
No existía un aborto en curso, puesto que no había sangrado, no había cuello uterino borrado, y no había contracciones sistémicas.
La tasa de mortalidad es del 80% de meter a quirófano a la joven en un proceso infeccioso, que terminaría en un foco infeccioso.
Lo que había que hacer era medicar, que fue lo que se hizo: administrar antibióticos.
2. La defensa planteó la incongruencia entre el hecho imputado inicialmente al Dr. Rodríguez Lastra, que posteriormente fue mutando, hasta terminar siendo condenado por otro hecho, a saber: no haber realizado un aborto no punible, haber interrumpido un aborto en curso, los hechos ocurridos el 29/03, para luego cambiar a los hechos del 03/04.
3. El análisis de la viabilidad fetal del niño por nacer, no es un tema menor. El análisis de los datos de la ecografía del 29/03 y del 03/04, que estimaban 21,4 y 22,3 semanas de gestación respectivamente, y en ambas el peso fetal era mayor a los 500 gramos.
Según la propia ley de “Aborto no punible” de Río Negro, que en su artículo 3 remite a los protocolos vigentes y guías de actuación, establecen que existe aborto hasta la semana 22 y/o peso fetal menor a 500 gramos. Ambas condiciones se daban al momento en que el doctor RODRIGUEZ LASTRA recibió a la paciente, el 02/04.
Los profesionales médicos que atestiguaron y peritaron en la causa, fueron unánimes al afirmar que el aborto es antes de los términos anteriormente indicados, y posteriormente es un parto prematuro o inmaduro, y no aborto, por lo cual no pueden realizar tal práctica.
Las neonatólogas intervinientes en el juicio manifestaron que por su protocolo tiene el deber de reanimar al bebé nacido desde los 400 gramos, y recordaron a “Juanita”, una bebé nacida con 400 gramos que actualmente es una adolescente.
El fiscal Márquez Gauna temerariamente afirmó que: “No existe límite temporal al aborto”, justificando así, que hasta las 40 semanas de gestación se podría matar a un niño por nacer.
A ello, el defensor Damián Torres, basándose en los protocolos y guías de actuación, aseguró que para tener la posibilidad de “sobrevivencia”, primero se debe vivir, nacer.
Lo que debe resolver el Tribunal de Impugación es: ¿Tiene límite temporal el mal llamado “ILE”? ¿O puede realizarse hasta la semana 40?
Tendrán 10 días para resolver.
Mientras tanto seguiremos diciendo:
#SalvarVidasNoEsDelito