Uno de los peores flagelos del ser humano es la improductividad. Todos nacemos con un propósito. Algunos tardamos más que otros en descubrirlo y mientras eso ocurre, la esterilidad (falta de sentido) se vuelve un peso, un tormento. Hoy quiero animarte a confiar y creerle a Dios. Hay virtudes en vos, sos único, creado con un propósito. Para encontrarlo debes acercarte a tu Creador. Mientras, Él te mimará con «una porción especial», para que entiendas que te ama. No dejes que tu presente te condicione, hay una vida mejor.
«Cuando llegaba el día de ofrecer su sacrificio, Elcana solía darles a Penina y a todos sus hijos e hijas la porción que les correspondía. Pero a Ana le daba una porción especial, pues la amaba a pesar de que el Señor la había hecho estéril. Penina, su rival, solía atormentarla para que se enojara, ya que el Señor la había hecho estéril». 1 Samuel 1:4-6. La Biblia.
#ReflexionesEnColectivo