Por Mónica Costa
Mucho se habla hoy en día de veganismo en los medios de comunicación. La irrupción de un grupo de veganos en la Exposición Rural generó polémica en torno a este tema. Escuchamos hablar de las carencias que puede tener una alimentación vegetariana, si es adecuada para niños o embarazadas. Surgen muchas preguntas en torno al tema que me gustaría poner sobre la mesa para que las pensemos juntos.
Como nutricionista sostengo que la dieta debe ser completa, variada, armónica y equilibrada, que incluya todos los grupos de alimentos. Esto incluye la carne roja, pollo, pescado, lácteos y huevos. Ahora, también creo que cada individuo tiene derecho a elegir según sus convicciones qué comer y que no. Así como también una dieta vegetariana no implica que sea saludable 100% una dieta omnívora tampoco lo es. Todo va a depender de nuestras elecciones.
Según la Asociación Americana de Dietética (2009) sostiene que “las dietas vegetarianas incluyendo las veganas son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas de la vida incluida el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como también para los atletas”.
Como profesionales de la salud debemos informarnos ante de emitir un juicio de valor sobre la elección de otro. Debemos respetar la decisión de nuestros pacientes y acompañarlos en su decisión.
Ser vegetariano no es solamente dejar de comer carne, es aprender a elegir alimentos para no tener carencias. Esto no los diferencia del resto de la población que también debe realizar elecciones saludables para no padecer enfermedades por carencias o por excesos de alimentos. Estamos ante una verdadera epidemia de sobrepeso y obesidad que trae complicaciones como diabetes, hipertensión arterial, hipercolesterolemia etc.
Como profesionales debemos tener un discurso responsable donde el eje principal sea trasmitir pautas de forma simple y clara. Que cada vez que elegimos un alimento para llevar al plato de nuestra familia también estamos eligiendo entre salud y enfermedad.
Es cierto que en general la población vegetariana esta mejor informada, elige un estilo de vida más saludable y realizar actividad física. También es necesario que estén organizados aprendiendo qué alimentos elegir por sobre otros. Pero esto no los diferencia de la población en general.
Ahora, ¿qué debemos tener en cuenta si vamos a elegir una alimentación vegetariana? Se suele pensar que los vegetarianos carecen de proteínas por no comer carnes. Se pueden obtener proteínas a partir de otros alimentos y mejorar su calidad combinando, por ejemplo, el consumo de arroz y legumbres. Es difícil que tengamos dicho déficit en el vegetariano.
El micronutriente más crítico en los vegetarianos es claramente la vitamina B12. Los productos lácteos y los huevos junto con productos fortificados son fuentes seguras de vitamina B12. En el caso de los veganos es recomendable suplementos vitamínicos para no padecer déficit.
En cuanto al hierro de origen vegetal, su absorción está influenciada por diversos factores como la presencia de té, café, infusiones y cacao que debemos tener en cuenta para aprovechar mejor el hierro en los vegetarianos. Algunas técnicas de preparación como agregar ácidos como limón o vinagre o remojar los porotos o granos mejora la absorción del hierro de origen vegetal.
Las verduras de hojas verdes como el brócoli, las coles y el repollo son buenas fuentes de calcio con alta biodisponibilidad.
La educación alimentaria es fundamental para cualquier elección que hagas sobre tu dieta. Los profesionales estamos capacitados para orientarte y acompañarte en tu elección. Es posible mantener una alimentación saludable, sea ésta vegetariana o no.
Seguime en Instagram: @mmcostanutricion