Síntesis: ¡Feliz día de la Tradición! 40 años de Democracia: ¡Qué tendrá que ver el ajo con la cebolla! ¿No?

El 10 de noviembre se celebra en la Argentina el Día de la Tradición en reconocimiento a la identidad argentina, a través de uno de los personajes más representativos del ser nacional, el escritor José Hernández. Y como ser argentino es mucho más que llevar la celeste y blanca durante un Mundial de fútbol, Celina Ortega deja unas pinceladas que ilustran esta argentinidad que ya lleva más de dos siglos.

Columnistas 10/11/2023 Diario PC Diario PC
401041169_10160328296933547_4257216787064532620_n

Por Celina Ortega Prada

En los pueblos a lo largo del país hay distintas agrupaciones que recorren las calles vestidos de gauchos, montados a caballo, hay espectáculos de música folklórica y bailes típicos y pensaba en ¿qué nos distingue como "argentinos"? Somos bastante fáciles de identificar… 

Hablamos de vos, decimos “che”, somos gritones, mal hablados (no sólo porque usamos insultos como elogios, sino porque los usamos con diferentes tonos… ¡a veces no muy elogiosos! Y conjugamos mal los verbos). Somos amigueros, resolvemos el mundo en charlas de café, nos gusta tener entre los "nuestros" varios Premios Nobel, que los jugadores más conocidos en el mundo sean de acá -para mal o para bien- digas Maradona o prefieras a Messi, recordarles a los holandeses que su reina Máxima es nuestra y criticar con soltura hasta ofensiva al mismísimo Papa que vivía acá nomás y es tan contradictoriamente argentino que la feligresía del mundo lo respeta y lo cuestiona casi al unísono. Los argentinos somos del abrazo fácil y acá tanto hombres como mujeres nos saludamos con un beso, sin necesidad de hablar en "inclusivo" desde hace ¡uff! Desde siempre.

20221130-argentina-lionelmessi-diegomaradona_1iy3mxzq1amvq1vnomz1zwvamh

Nuestra tradición incluye ser pasionales. La pasión por el asado, por el dulce de leche, el mate, los domingos en familia, las milanesas, la pasta frola de la tía que viene de visita y te aprieta los cachetes, el taxista que no sólo sabe llevarte a destino, sino que puede diagnosticar enfermedades, recomendarte profesionales, opinar de política y hablarte de Gardel sin haber escuchado jamás un tango.

También tenemos como tradición la hospitalidad, la curiosidad, considerarnos un poco europeos, nuestro interés por la diversidad de lo humano; las variedades de la geografía y de la historia, interesados en conocer de todo un poco o mucho de nada en profundidad. ¡Cómo nos gusta discutir! Tenemos habilidad para relacionar presente con pasado y predecir el futuro, pero mientras tanto arreglamos cualquier cosa con un pedacito de alambre y algo de cinta adhesiva para "reforzar". ¡Ay, Inteligencia Artificial! ¡No sabés lo difícil que te la vamos a poner para que puedas tomar nuestro lugar; acá eso de automatizar lo simple no corre! Si te lo podemos complicar, te lo vamos a complicar. No nos vengas con que ese adaptador no es el que se necesita: se le tuercen un poco las patitas con los dientes y ¡sabés cómo entra!

Del más despoblado y perdido de los territorios de este lado del océano del imperio español, levantamos la primera república latinoamericana, derrotando a los invasores ingleses, españoles, portugueses y mientras aún 200 años después nos criticamos haberles tirado aceite hirviendo a los tipos equivocados, ¿o no? ¡Quién sabe! También luchamos contra el paraguayo, matamos al indio y al gaucho, pero como somos muy culposos hoy los elevamos a categoría de mito y los llenamos de subsidios, poniéndoles el futuro en "libertad condicional" (?). Somos un país que supo tener pequeñas aristocracias de las que sólo quedan nuestros edificios en la bella y europea Buenos Aires, mientras sus dueños siembran exitosas empresas en lugares donde no se los traguen los impuestos (nuestra tradición es que, si lo ponemos como medida excepcional, queda de impuesto para siempre). A esos que se hacen ricos dando trabajo, nosotros los insultamos por anti-patrias… ¡como es tradición! (se lo hacemos al Papa, ¿no te lo vamos a hacer a vos, Galperín?).

Jorge Luis Borges, también orgullo argentino -nuestro, no suyo- (y seguro por eso no le dieron nunca el Nobel. Dicen algunos que creen que el mundo entero nos envidia, cuando la mayoría cree que somos parte de Brasil). Bueno, don Borges decía: "El argentino es un italiano que habla español, piensa en francés y querría ser inglés" y el filósofo español Julián Marías remataba diciendo que Argentina podía ser "la única república ítalo-española del planeta".

internacarnematedulce-medium-size

Eso somos, una cruza de tradiciones. Una construcción de identidad a base de ropa heredada, como le pasa a todos los hermanos pequeños, pero le ponemos un lindo parche al que llamamos "pitucón" y la lucimos con orgullo de nueva. Definitivamente hasta para remendar, los argentinos vivimos en una narrativa que nos inventamos para poder sobrevivir el desastre en el que estamos metidos. Algunos le llaman "relato", que no es más que el mismo verso de siempre.

Ya en 1939, mientras Europa caminaba hacia la Segunda Guerra y España se desangraba en la guerra civil, José Ortega y Gasset nos aconsejaba, en una conferencia en Buenos Aires: "¡Argentinos, a las cosas! ¡A las cosas! Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos. No presumen ustedes el brinco magnífico que dará este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez, bravamente, a abrirse el pecho a las cosas, a ocuparse y preocuparse de ellas directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva, de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales, que son egregias. Su curiosidad, su perspicacia, su claridad mental secuestradas por los complejos de lo personal". "El pueblo argentino en estos momentos debe ser cuidadoso de sus privilegios de pueblo joven, debe mantenerse celosamente al margen de las pasiones destructivas". 

¡Qué pena no haberle hecho caso, don Ortega! ¡Los jóvenes que éramos en 1939! Hoy ya acumulamos otros 84 años de experiencia y no hemos sabido aprovechar ese consejo, acá seguimos celebrando tradiciones que nos hacen bien como individuos, de las que estamos orgullosos, que nos dan colorido, pero no sustancia. Tradiciones que nos dan más recuerdos de lo que pudo haber sido, que proyectos de lo que vendrá y no hay mejor definición que esa de vejez, de haber tirado la toalla y sentarte en la nostalgia. Porque se puede ser viejo, aunque tengas 30, pudiendo ser joven aún a los 80. Pero para eso, hay que pararse y decidirse.

Tradición también, desde hace 40 años, es votar a quienes nos van a gobernar. No podemos esperar mucho con el empeño que le han puesto los políticos a convertir una educación modelo en un comedor escolar. Todo lo que tenemos para votar sale de esta misma ensalada que somos, pero, aunque discutamos todos los ingredientes y los aderezos, no dejemos que la preparen sólo los que la quieren con mucha cebolla para que se nos nuble la vista y nos conforman con mojar el pan en vinagre. ¡Somos Argentina! El pueblo que con la ensalada come carne y necesitamos que vuelva a ser para todos, que volvamos a ser "aunque sea" el granero del mundo.

¡Feliz día de la Tradición! ¡No dejes de votar!

Celina Ortega, argentina -primera generación- con pasaporte español, por las dudas.

Lo más visto
WhatsApp-Image-2024-02-05-at-11.10.06-1024x768-1

El Gobierno y la Iglesia Evangélica firman acuerdo para transparentar y fortalecer el trabajo que se realiza en los comedores y merenderos

Damián Sileo
Actualidad 17/04/2024

En pos de recobrar la credibilidad de la acción social del Estado, el gobierno argentino firmó un convenio con las iglesias evangélicas para que éstas administren un importante presupuesto que será destinado al abastecimiento de comedores y merenderos de todo el país. La cifra podría superar los 1.000 millones de pesos anuales.

CGL - Para IG - copia

La Cumbre Global de Liderazgo 2024 ya está en marcha

Damián Sileo
Empresas & Servicios 17/04/2024

La Cumbre Global de Liderazgo 2024 es más que solo un evento, es una poderosa experiencia diseñada para mejorar las habilidades de liderazgo e inspirar a crecer. Este año, en la Argentina, tendrá 6 sedes y se desarrollará entre los meses de marzo y junio. (Rosario 16/3, Rawson 13/4, Cipolletti 4/5, Adrogué 24 y 25/5, Paraná 1/6 y Resistencia 21 y 22/6).