¿Y si probamos vivir en paz?

Una grieta que no cicatriza. Eso es lo que se ve a menudo en las redes sociales cuando de política se trata. Escribí este artículo hace un par de años, pero lo encuentro hoy más vigente que nunca.

Columnistas 20/09/2021 Damián Sileo Damián Sileo
JXGIJ6LHNBE2BI3RN64HRSEQSQ

¿Vale más un pensamiento ideológico-político que la relación con tu familia, tus amigos, tus hermanos en la fe? Le hice esta pregunta a un amigo de ésos a los que les gusta usar las redes sociales para chicanear a quienes están en las antípodas de su ideología política partidaria. Se había convertido en su deporte preferido: levantarse, abrir su facebook y disparar contra quien no pensara como él, criticando, sacando los trapos sucios del referente político opositor para “denunciarlo”, descalificando si alguno tuviera el tupé de saltar en defensa de su otra ideología. Con el tiempo, este amigo fue restando nombres en su agenda. Había llegado a tal punto el tono de su batalla dialéctica que sus amigos y parientes no sólo dejaron de tenerlo en sus redes sociales, sino de socializar con él en persona. Y dado que este amigo es una persona que profesa mi misma fe, ni quisiera averiguar cómo hace los domingos para sentarse a cantar a Dios al lado de quien fue víctima de sus ataques durante la semana.

Para ponernos en contexto respecto a lo que opino sobre la política, les hago una breve historia. Siempre me gustó la política. A mis 13 años, allá por 1983, tenía una vida muy politizada. El regreso de la democracia era todo un acontecimiento que hizo que me “enamorara” de la política. Estaba en el primer año de la secundaria y compartía mi pensamiento con mis compañeros. Fue una época maravillosa. Después, con el correr de los años y con el conocimiento que fui adquiriendo, me di cuenta que una de las cosas más vanas que podía hacer era entrar en una discusión en defensa de algún político. En la Argentina, el rol del político está en decadencia. La poca y nada credibilidad que tienen nuestros representantes, aquellos que votamos y a quienes no, hicieron que adoptara, más bien, una mirada crítica de todos los gobiernos de turno, a fin de no casarme con ninguno. Tampoco era cuestión de ser opositor por deporte; está claro que eso tampoco sirve para nada. 

Vuelvo al tema de las redes sociales como catalizador de nuestras descargas políticas. Veo que quienes ya tomaron posición por uno u otro color político dominante en la Argentina, difícilmente, por no decir imposible, hagan lugar a la posibilidad de “convertirse” al bando opositor solo por haber leído un posteo en el que algún justiciero facebookeano haya denunciado a un político por corrupción, nepotismo, o por haberse quedado con algún vuelto. Está claro que en la Argentina de hoy no hay vuelta atrás con la decisión tomada.

Ahora bien, ante este escenario, reflota mi pregunta de siempre: ¿De qué sirve ponerme en el papel de investigador privado y buscar muertos en los roperos ajenos? ¿Qué gano yo, como denunciante de la nada –porque todo queda en la nada, solo flotando en las redes sociales-, acumulando odios contra el partido político opositor u oficialista? ¿Qué gana el amigo que lee mi posteo que busca solo provocar la reacción del otro, de quien ya sé de antemano que no cambiará su opinión? La famosa grieta de la que tanto se habló en este tiempo, lejos de cicatrizar, se agranda por culpa nuestra. Y allí surge la pregunta más importante: ¿Cómo queda mi vida interior luego de una jornada en la que siento que le gané la contienda al otro, lo dejé en ridículo, le demostré ante el mundo que su candidato no sirve? ¿Le gané realmente? ¿O perdimos los dos?

¿Quiero decir que como cristiano no tengo que meterme? Jamás diría eso y es el ataque fácil que me han hecho cuando publiqué una serie de notas que tendía a la reflexión como cristiano sobre el rol que verdaderamente nos cabe en esta sociedad dividida. Siempre fui un convencido de que por culpa de lo mal que nos instruyeron en las iglesias en el pasado con respecto a la política, es que hoy tenemos los políticos que tenemos y no contamos con cristianos en posiciones relevantes de la vida política argentina, más allá de algún diputado o concejal. Pero también sostengo que el que se mete en política tiene que tener vocación de servicio, tiene que estar “llamado” a eso (como para darle un tinte religioso). ¿Y el resto de la ciudadanía? ¿Tenemos que callarnos y no participar? Tampoco digo eso. Pero el grado de participación del habitante debiera ser en el marco de una construcción ciudadana, coherente, edificante. No éste campo de batalla en el que se convirtieron las redes sociales, utilizadas como artillería pesada para ver quién derriba primero a quién.

“En lo que respecta a ustedes, traten de tener paz unos con otros”, recomienda una de las cartas de San Pablo, y parece que hacemos lo contrario: de la nada nos mandamos con un posteo provocador para ver quién se prende primero en el ring. Creo que no es el camino.

Te puede interesar
presidentes-la-democraciajpg

Cuarenta años

Damián Sileo
Columnistas 08/12/2023

En la Biblia el número 40 está asociado al cambio. El diluvio duró cuarenta días y trajo un cambio significativo en la Tierra y en la humanidad. El pueblo de Israel luego de cruzar el mar Rojo estuvo 40 años en el desierto hasta conquistar la tierra prometida. Tenía que cambiar la mente de esclavitud de Egipto a una mente de libertad. Moisés estuvo 40 años en Egipto y más tarde, 40 años como extranjero en la tierra de Madián, para luego liderar al pueblo judío hacia su libertad. Jesús estuvo 40 días en el desierto preparándose para comenzar su ministerio.

javier-milei-discurso-presidencial

El clima de la iglesia con el nuevo gobierno: Precipitaciones de fanatismos con leves vientos a favor

Diario PC
Columnistas 13/12/2023

Hemos vivido en los últimos años una suerte de división entre un periodismo opositor y un periodismo militante. Han quedado en el segmento que busca la verdad muy pocos periodistas, muy pocos comunicadores sociales que, para colmo, por falta de financiamiento de aquellos dos focos, el del poder político y económico, no han podido encontrar demasiados canales de comunicación con la audiencia.

Lo más visto
inyección de fe - Foto de prensa

“Inyección de Fe", una asombrosa colección de historias reales de lo que Dios puede hacer en la Unidad de Cuidados Intensivos

Damián Sileo
Cultura & Medios 01/03/2024

En marzo próximo aparecerá en el mercado editorial el libro "Inyección de Fe", de Raúl Meza. Se trata de una serie de relatos en primera persona de este enfermero que ha sido testigo del accionar de Dios en medio de un sinnúmero de crisis de salud y aun en medio de la partida de un ser querido. Raúl Meza es una inagotable fuente de historias que fue almacenando a lo largo de más de tres décadas como profesional de la salud, titulado en Cuidados intensivos. A través de este libro, logró seleccionar aquellas anécdotas que han dejado una marca imborrable en su vida.

Flyer Conferencia Abuso Sexual - copia

Cómo seguir después de un Abuso Sexual

Diario PC
Actualidad 04/03/2024

Se llevará a cabo el próximo sábado 16 de marzo, una conferencia en la que se abordará un tema por demás delicado: el abuso sexual. La charla será ofrecida por Christian Milatich, argentino radicado en Brasil, quien cuenta con un pasado plagado de abusos y que hoy, recuperado de sus traumas, es una herramienta al servicio de quienes hoy padecen ese flagelo.