Solo una tonta frase de Francella

Está bueno ser apasionado por lo que hacemos, en todo ámbito de nuestras vidas. Pero, ¿puede la pasión estar por sobre la razón?

Columnistas 25/12/2023 Damián Sileo Damián Sileo
QCBDVGHNDJHVDDFKMI3UQPB7AE

Por Damián Sileo

Hay una inclinación que tenemos los seres humanos de tomar una frase escuchada por ahí y convertirla en un dogma. Aunque no sean más que frases dichas en un contexto determinado. A veces son frases banales, pero, como nos hacen sentir identificados, la tomamos cual Biblia y la aplicamos a todos los aspectos de nuestra vida.

Podríamos enumerar y hacer un compendio de frases de películas, o de algún escritor, o filósofo, o actor, incluso de algún teólogo reconocido de hoy o de hace siglos. Tal vez, alguna frase de Facebook atribuida a Morgan Freeman o Abraham Lincoln. Pero no dejan de ser eso: frases humanas, palabras dichas por una persona en un dejo de ¿lucidez? Y a veces, frases carentes de cualquier sustento serio. Incluso de teólogos históricos, de esos a quienes catalogamos como si fuesen el quinto evangelio.

Pero hay una en la que me quiero detener, porque se usa para justificar todo en nombre de "la pasión". Es célebre el personaje secundario de Guillermo Francella en la famosa película "El secreto de sus ojos" y quedó en la memoria colectiva aquél breve monólogo que dice, más o menos así: "Un hombre puede cambiar de todo, de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios, pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión".

Por definición, "pasión" es "un sentimiento capaz de dominar la voluntad y perturbar la razón". Y como sinónimos, encontramos que "pasión" también es "padecimiento, sufrimiento, vehemencia", todos términos que conllevan rasgos negativos. La pasión hace que suframos cuando nuestro equipo pierde un partido de fútbol. ¿Se justifica? La pasión hace que nos comportemos con vehemencia cuando discutimos de política y defendemos los colores con los que nos identificamos. ¿Se justifica? La pasión despierta, en muchos casos, lo peor de nosotros a la hora de defender alguna postura. ¿Acaso quiero decir que no hay que ser apasionado? De ninguna manera. Sólo que esa pasión no debiera nublarnos la razón.

En nombre de "la pasión", hay personas que intentan justificar cualquier tipo de comportamiento cuestionable. He visto padres que declaran ante un juez no tener recursos para pasar la mantención de sus hijos y de su ex, pero jamás faltan al partido del club de sus amores. "Puedo cambiar de familia, pero no de pasión". También personas cuya pasión por la política les hace cometer desatinos como votar candidatos que van en contra de los valores con que fueron criados o, peor aún, contra la fe que profesan. Y por esa causa son capaces de pelear y distanciarse de sus propias familias y seres queridos... y hasta de Dios. "Puedo cambiar de religión o de Dios, pero no puedo cambiar la pasión".

"Pasión", le dicen. "¡Lo dijo Francella, loco!" Pero, no es sólo más que eso, una tonta frase cinematográfica de Francella. ¿En serio podemos tomar una frase de película como guía para nuestras vidas?

Te puede interesar
presidentes-la-democraciajpg

Cuarenta años

Damián Sileo
Columnistas 08/12/2023

En la Biblia el número 40 está asociado al cambio. El diluvio duró cuarenta días y trajo un cambio significativo en la Tierra y en la humanidad. El pueblo de Israel luego de cruzar el mar Rojo estuvo 40 años en el desierto hasta conquistar la tierra prometida. Tenía que cambiar la mente de esclavitud de Egipto a una mente de libertad. Moisés estuvo 40 años en Egipto y más tarde, 40 años como extranjero en la tierra de Madián, para luego liderar al pueblo judío hacia su libertad. Jesús estuvo 40 días en el desierto preparándose para comenzar su ministerio.

javier-milei-discurso-presidencial

El clima de la iglesia con el nuevo gobierno: Precipitaciones de fanatismos con leves vientos a favor

Diario PC
Columnistas 13/12/2023

Hemos vivido en los últimos años una suerte de división entre un periodismo opositor y un periodismo militante. Han quedado en el segmento que busca la verdad muy pocos periodistas, muy pocos comunicadores sociales que, para colmo, por falta de financiamiento de aquellos dos focos, el del poder político y económico, no han podido encontrar demasiados canales de comunicación con la audiencia.

Lo más visto
inyección de fe - Foto de prensa

“Inyección de Fe", una asombrosa colección de historias reales de lo que Dios puede hacer en la Unidad de Cuidados Intensivos

Damián Sileo
Cultura & Medios 01/03/2024

En marzo próximo aparecerá en el mercado editorial el libro "Inyección de Fe", de Raúl Meza. Se trata de una serie de relatos en primera persona de este enfermero que ha sido testigo del accionar de Dios en medio de un sinnúmero de crisis de salud y aun en medio de la partida de un ser querido. Raúl Meza es una inagotable fuente de historias que fue almacenando a lo largo de más de tres décadas como profesional de la salud, titulado en Cuidados intensivos. A través de este libro, logró seleccionar aquellas anécdotas que han dejado una marca imborrable en su vida.

Flyer Conferencia Abuso Sexual - copia

Cómo seguir después de un Abuso Sexual

Diario PC
Actualidad 04/03/2024

Se llevará a cabo el próximo sábado 16 de marzo, una conferencia en la que se abordará un tema por demás delicado: el abuso sexual. La charla será ofrecida por Christian Milatich, argentino radicado en Brasil, quien cuenta con un pasado plagado de abusos y que hoy, recuperado de sus traumas, es una herramienta al servicio de quienes hoy padecen ese flagelo.